viernes, 29 de julio de 2011

Cinefilia

Image Hosted by ImageShack.us

Siempre he sido una gran cinéfila.
Desde bien pequeña, mi padre me aleccionó bien para que aprendiera a apreciar los clásicos de la edad dorada
de Hollywood, y uno de mis primeros recuerdos es haber visto el Hombre con rayos X en los ojos a la tierna edad
de 8 años. Una vez superado el trauma infantil de imaginarme a aquel señor arrancándose los ojos xDD
creo que ya nada que saliese en la gran pantalla volvió a asustarme... al menos no hasta esos niveles.

Es más, quizás el haberme pasado la infancia-adolescencia viendo películas de Bud Spencer y Terence Hill,
Mel Brooks o Hitchcock (en lugar de las clásicas de Disney) me convirtió en la friki cinéfila que soy hoy.
Porque friki soy un rato, y amante del cine también... y en los malos momentos, como esta última semana,
las películas suelen ser siempre mi tabla de salvación, ese refugio que me hace soñar con otros mundos
y olvidar por un momento lo que me preocupa.

Estas son algunas de las películas que me han salvado de mí misma esta última semana, y las responsables
(además de la falta de inspiración) de que no haya tenido mucho tiempo para bloggear... ¡ser cinéfilo requiere su tiempo!

miércoles, 13 de julio de 2011

¡Papá, quiero un pony ochentero!

Image Hosted by ImageShack.us

Érase una vez un mágico universo lleno de alegría donde el cielo estaba siempre iluminado
por un colorido arcoiris que no permitía que las nubes se volvieran grises y descargaran su ira.

Un paraíso donde no existían las tormentas ni los negros nubarrones, y en el que miles de danzarines ponys
vivían felices, libres de las preocupaciones de la estresante vida en las modernas ciudades.

Un lugar al que todos hemos soñado con viajar alguna vez, y que lamentablemente sólo existe
en la imaginación de los niños o los más soñadores. Pero, como en internet soñar es gratis,
yo os invito hoy a acompañarme en este viaje al país de ensueño de estos adorables ponys.

¿Quereis acompañarme?

Image Hosted by ImageShack.us

viernes, 8 de julio de 2011

En el taller de Ramón

Image Hosted by ImageShack.us

Como bien dije hace unos días en ESTE POST, las amistades son un regalo muy valioso que debemos cuidar
para que no nos falten en nuestra vida. Por eso hay que intentar no perder el contacto con esas personas especiales
con las que realmente conectas, y de vez en cuando hacer esa llamada telefónica que llevas tiempo posponiendo
o pasarte por su casa para recordarles que disfrutas de su compañía y que quieres seguir siendo su amiga.

En estos momentos valoro más que nunca a los pocos pero buenos amigos que he ido
haciendo a lo largo de mi vida y que con los que he compartido tan buenos instantes.

Como los que disfruté la semana pasada con Ramón, un viejo amigo de mis días
de estudiante de patronaje, con el que pasé una divertida tarde rodeada de telas.

Image Hosted by ImageShack.us

viernes, 1 de julio de 2011

A lo Donald Duck

Image Hosted by ImageShack.us

En los malos momentos no hay nada como estar rodeado de amigos y personas que te hagan
disfrutar con su compañía y que te recuerden que la felicidad está en los pequeños momentos
y en la forma que tenemos de ver las cosas, y que siempre es mejor vivir con una sonrisa
en la cara que pasarse la vida enfurruñado porque las cosas no salen como a ti te gustaría.

Image Hosted by ImageShack.us