sábado, 30 de abril de 2011

This one's for you, Janis!

Image Hosted by ImageShack.us

El post de hoy va a ser muy parco en palabras, pero no breve en cuanto a contenido.
No, esta entrada viene cargadita de información, pero no seré yo quien os la transmita con mi prosa.
Y es que, ¿qué puedo decir de Janis Joplin que no se haya dicho ya millones de veces?

Cuando se tienen el carisma, la fuerza y sobre todo la prodigiosa voz que tenía
esta mujer, no se necesita ningún texto de introducción o descripción de cualquier tipo.
Todos sabemos ya de sobra quién era ella... simplemente Janis.

Así que, sin palabras triviales que no van a aportar nada nuevo, os dejo con lo que
de verdad importa, el legado que nos dejó para el recuerdo: su música y su poderosa presencia.
¡Ésta va por ti, Janis!

Image Hosted by ImageShack.us

miércoles, 27 de abril de 2011

We're off to see the Wizard!

Image Hosted by ImageShack.us

En algún lugar por encima del arcoiris existió una vez un mágico reino lleno de luz y color,
en el que las esmeraldas y los rubíes en lugar de en el cuello de las mujeres brillaban en
castillos y palacios, y donde los ladrillos tenían un amarillo más intenso que el del mismísimo sol.

miércoles, 20 de abril de 2011

Recordando los viajes del pasado

Image Hosted by ImageShack.us

¿Recordais aquellos días en los que para comunicarse la gente tenía que coger
papel y boli (¡o incluso una pluma de las de tinta!) y escribir a mano una carta?.
Hoy, en plena era tecnológica e internáutica, estamos tan acostumbrados a enviar
sms o emails que el destinatario recibe en el acto, que nos parece casi impensable
escoger un medio de comunicación que tardará días (en el mejor de los casos) en ser leído.

Y, sin embargo, hace años las cartas eran consideradas como "un regalo" para quien las recibía,
e incluso hay personas que todavía siguen sintiendo un especial cariño por esta antigua
forma de comunicarse. Al fin y al cabo, es una forma mucho más íntima y personal
de atesorar recuerdos, e incluso de rememorar aquellos lugares que has visitado o envidiar
a los que han tenido ocasión de viajar y tuvieron el detalle de comunicártelo por escrito.

viernes, 15 de abril de 2011

Viviendo en technicolor

Image Hosted by ImageShack.us

Yo nunca he sido una persona gris. De hecho creo que es bastante evidente,
viendo mi blog, que pocas personas aman tanto los colores cantosos
y estridentes como yo, incluso con toda esta fiebre reciente del 'color block'.

Sinceramente, en estos momentos me importa bien poco si es tendencia mezclar
el rosa fucsia con el verde hierba y añadirle unos toques de azul celeste.
Y me da igual porque siempre me han gustado las mezclas impactantes de color
en mis estilismos (lo diga Miuccia o Marc o el diseñador de moda de turno)
y porque seguiré haciéndolo cuando se pase toda esta colorida fiebre.

Sí, a pesar de mi amor por el negro y lo oscuro soy una amante de los colores,
y por eso nunca seré una persona gris, ni podré vivir en una casa gris.
¡Necesito ver la vida en colores!

martes, 12 de abril de 2011

I wanna be a Superman

Image Hosted by ImageShack.us

A veces me gustaría tener la fuerza de Superman, y ser capaz de atravesar
las paredes como si fuesen de papel, sin hacerme un rasguño siquiera.

martes, 5 de abril de 2011

Mi tesoroooo

Image Hosted by ImageShack.us

Todos hemos sentido en alguna ocasión un deseo irrefrenable de poseer algo... o a alguien ;P
Es esa ansia enfermiza que te invade de pronto y que no te deja comer, dormir
o incluso vivir mientras no tengas contigo a tu oscuro objeto de deseo.
Yo hace tiempo que "vivo sin vivir en mí" por culpa de mis ansias. Es lo que tiene ser una mujer ansiosa,
con tendencia a emocionarse demasiado por las cosas y dejarse llevar por los impulsos.
Por suerte, en esta ocasión mis desvelos tenían una fácil solución. Una palabra de sólo cuatro letras
que todos conocemos muy bien... y que, aunque hablemos de deseos, nada tenía que ver con el amor.

sábado, 2 de abril de 2011

Teléfonos rojos: volando hacia el pasado

Image Hosted by ImageShack.us

¿Recordais aquellos lejanos días en los cuáles no existían los teléfonos móviles, y la única forma
de hacer una llamada era desde tu casa o en los teléfonos de pago dispuestos por las calles?
¡Qué tiempos aquellos, cuándo tenías que encerrarte en una cabina de aspecto sombrío
e introducir una moneda (¡de 25 pelas!) para poder hablar con tus amigos o familiares!

Aquellos cubículos grises eran un poco claustrofóbicos, es cierto... aunque no tanto como su versión roja.